El proyecto One More Library no sería posible sin el apoyo financiero proporcionado por nuestros anunciantes.
Por favor, considere apoyarnos deshabilitando su bloqueador de anuncios.

Diálogo de Mercurio y Carón

Español
ID del libro: 856
No siempre es posible encontrar la portada correspondiente al libro cuya edición está publicada. Por favor, considere esta imagen tan sólo como una imagen de referencia, no necesariamente será la portada exacta utilizada en la edición del libro publicada.
Cambiar carpeta

Carpeta seleccionada: Mis Libros

Diálogo de Mercurio y Carón: en que allende de muchas cosas graciosas y de buena/ doctrina: se cuenta lo que ha acaescido en la guerra/ desdel año de mill y Qujnjentos y veynte y/ vno hasta los desafíos de los Reyes de/ francia & Ynglaterra hechos al/ Emperador en el año de/ MDXXVIII Prohemio al lector La causa principal que me mouió a scriuir este dialogo fue desseo de manifestar la justicia del Emperador y la yniquidad de aquellos que lo desafiaron, y en estilo que de todo género de hombres fuesse con sabor leýdo, para lo qual me ocurrió esta inuención, de introduzir a Carón, barquero del infierno que, estando muy triste porque hauía oýdo dezir ser ya hecha la paz entrel Emperador y el Rey de Francia, de que a él venía mucha pérdida, viene Mercurio a pedirle albricias por los desafíos quel Rey de Francia y el Rey de Ynglaterra hizieron al Emperador. Por ser la materia en sí dessabrida, mientra le cuenta Mercurio las diferencias destos príncipes, vienen a passar ciertas ánimas que con algunas gracias y buena doctrina interrumpen la historia. Esta inuención me paresció al principio tanto buena quanto a la fin me començó a desagradar, de manera que lo quise todo romper. Mas siéndome después loado por algunas personas cuya prudencia está lexos de engannarse en semejantes cosas, y de cuya grauedad y bon dad no se puede presumir ni tener sospecha de adulatión, quise dar más crédito a su parescer que al mío. Y mostrélo a vno de los más señalados theólogos, assí en letras como en bondad de vida que en España yo conozco, por cuyo consejo emendé algunas cosas de donde los calumniadores pudieran tener achaque para calumniarme. Consejáuame allende desto que assí como pongo ánimas de muchos estados que se van al infierno y sola la ánima de vn casado que va al paraíso, pusiesse de cada estado de aquéllos vna ánima que se saluasse, diziendo que de otra manera los otros estados se podrían quexar, siéndoles aquí los casados preferidos, y que con esto no solamente quedaua escluída la calumnia, mas la obra muy perfeta. Y aunque en esto no me paresció tener menos razón que en las otras cosas de que me auía auisado, escuséme diziendo que mi intençión auía sido honrrar aquellos estados que tenían más necessidad de ser fauorescidos, como es el estado del matrimonio, que al parecer de algunos está fuera de la perfeción christiana, y el de los frailes que en este nuestro siglo está tan calumniado. Y a esta causa, poniendo vn casado que subía al cielo hize mención de vn fraile de San Francisco que hauía lleuado aquel camino.

Alfonso de Valdés

Alfonso de Valdés · Español

Contenido en Dominio Público

Excepto en los casos en los que expresamente se indique lo contrario, todo el contenido publicado en este sitio web es contenido de Dominio Público. Usted puede compartirlo y adaptarlo para cualquier uso. Por favor, revise la sección Acerca de para obtener información adicional.