لن يكون مشروع "مكتبة واحدة أخرى" ممكنًا بدون الدعم المالي الذي يقدمه المعلنون لدينا
يرجى النظر في دعمنا من خلال تعطيل مانع الإعلانات الخاص بك

Las aventuras de Huckleberry Finn

Español
كتاب معرف: 200
وليس من الممكن دائما العثور على غلاف الكتاب للكتاب الذي نشرت طبعة. يرجى النظر في هذا فقط كصورة مرجعية، وليس دائما بالضبط غلاف الكتاب المستخدمة في الطبعة التي نشرت الكتاب.

Capítulo I

No sabréis quién soy yo si no habéis leído un libro titulado Las aventuras de Tom Sawyer, pero no importa. Ese libro lo escribió el señor Mark Twain y contó la verdad, casi siempre. Algunas cosas las exageró, pero casi siempre dijo la verdad. Eso no es nada. Nunca he visto a nadie que no mintiese alguna vez, menos la tía Polly, o la viuda, o quizá Mary. De la tía Polly ––es la tía Polly de Tom–– y de Mary y de la viuda Douglas se cuenta todo en ese libro, que es verdad en casi todo, con algunas exageraciones, como he dicho antes.

Bueno, el libro termina así: Tom y yo encontramos el dinero que los ladrones habían escondido en la cueva y nos hicimos ricos. Nos tocaron seis mil dólares a cada uno: todo en oro. La verdad es que impresionaba ver todo aquel dinero amontonado. Bueno, el juez Thatcher se encargó de él y lo colocó a interés y nos daba un dólar al día, y todo el año: tanto que no sabría uno en qué gastárselo. La viuda Douglas me adoptó como hijo y dijo que me iba a cevilizar, pero resultaba difícil vivir en la casa todo el tiempo, porque la viuda era horriblemente normal y respetable en todo lo que hacía, así que cuando yo ya no lo pude aguantar más, volví a ponerme la ropa vieja y me llevé mi pellejo de azúcar y me sentí libre y contento. Pero Tom Sawyer me fue a buscar y dijo que iba a organizar una banda de ladrones y que yo podía ingresar si volvía con la viuda y era respetable. Así que volví.

La viuda se puso a llorar al verme y me dijo que era un pobre corderito y también me llamó otro montón de cosas, pero sin mala intención. Me volvió a poner la ropa nueva y yo no podía hacer más que sudar y sudar y sentirme apretado con ella. Entonces volvió a pasar lo mismo que antes. La viuda tocaba una campanilla a la hora de la cena y había que llegar a tiempo. Al llegar a la mesa no se podía poner uno a comer, sino que había que esperar a que la viuda bajara la cabeza y rezongase algo encima de la comida, aunque no tenía nada de malo; bueno, sólo que todo estaba cocinado por separado. Cuando se pone todo junto, las cosas se mezclan y los jugos se juntan y las cosas saben mejor.

Mark Twain - Марк Твен - مارك توين

Mark Twain · Español

ملكية عامة

ما لم يذكر خلاف ذلك ، فإن جميع المحتويات المنشورة في هذا الموقع هي في المجال العام. ويشمل ذلك النصوص الأصلية والترجمات وأغلفة الكتب. يمكنك مشاركته وتكييفه لأي استخدام. يرجى الرجوع إلى قسم معلومات عنا لمزيد من المعلومات.